Skip to content

Carreras jurídicas en derechos humanos aumentan

octubre 28, 2008

usinfo.state.gov

Carreras jurídicas en derechos humanos aumentan

Washington – Hoy más que nunca hay oportunidades para que los jóvenes abogados desarrollen una carrera en materia de derechos humanos, dijo Dermot Groome, abogado especialista en litigios para el Tribunal Penal Internacional de la antigua Yugoslavia (ICTY).

Cuando Groome se licenció en derecho hace unos 20 años, nunca imaginó que trabajaría para lograr convicciones de jefes de estado por abusos a los derechos humanos, dijo a America.gov durante una entrevista telefónica desde La Haya, Holanda.

Groome, que durante seis años trabajó como fiscal en la Oficina del Fiscal del Distrito de Manhattan también ayuda a pasantes en La Haya y ha enseñado derecho en la Facultad de Derecho Dickinson de la Universidad del Estado de Pensilvania. Groome dijo que anima a sus estudiantes a "no marcar límites en los que se refiere a sus carreras y a intentan perseguir lo que les interese".

Una carrera en derecho, dijo, "no consiste simplemente en obtener un empleo en una Buena firma, sin embargo en este campo de los derechos humanos en particular hay grandes posibilidades de tener un impacto en asuntos mundiales y en la paz del mundo".

Groome es el abogado litigante principal del caso Milan Lukic. Lukic, un ex miembro de un grupo paramilitar bosnio-serbio, fue acusado de matar a 150 bosnios musulmanes durante el conflicto que se produjo entre 1992 y1995.

Groome trabaja también trabaja en los casos Jovica Stanisic y Franko Simatovic. Ambos hombres eran miembros de alto nivel del gobierno serbio y están acusados de haber ayudado en múltiples delitos contra la humanidad.

Dada la brutalidad de los crímenes con que se ha encontrado, ¿qué es lo que hace que Groome siga entusiasmado en su trabajo?

"Las historias de los supervivientes", dijo. "Por cada cosa terrible que Milan Lukic hizo, hay otra persona que hizo algo extraordinario como salvar vidas de otros o algún acto importante de valor o sacrificio, así que siempre parecen superar en número lo que hicieron los malvados".

Esta es la segunda ronda de Groome con el ICTY. La primera vez trabajó con en tribunal en el año 2000 y se quedó hasta el 2005. Su trabajo más importante durante ese período dijo, fue ser el abogado litigante responsable de la acusación bosnia contra Slobodan Milosevic, el líder serbio acusado de cometer una variedad de crímenes de lesa humanidad durante las guerras en Croacia, Bosnia y Kosovo.

Groome pasó dos años enseñando en Pensilvania antes de volver al ICTY en 2007.

TRABAJO REAL PARA ESTUDIANTES DE DERECHO EN PASANTÍAS

Siempre hay alrededor de 50 pasantes de todo el mundo trabajando en el ICTY. El programa de pasantías del ICTY de la Universidad del Estado de Pensilvania que Groome ayudó a instituir, fue aprobado por el Colegio de Abogados de Estados Unidos y ofrece a los estudiantes un semestre completo de créditos académicos por su trabajo.

Los pasantes deben asistir a conferencias semanales ofrecidas por algunos de los ejercientes principales del campo y redactar un trabajo de investigación sobre un tema de su preferencia. Tienen la oportunidad de hacer "un trabajo extraordinario", dijo Groome, lo que varía según el caso y el abogado que se les asigne.

Los pasantes de Groome, le presentan borradores de respuestas y de autos, están presentes durante la preparación de testigos, y comparecen ante la corte y ayudan en el juicio. Aunque nunca interrogan a los testigos los pasantes ayudan a organizar las pruebas y pueden sugerir preguntas para los testigos.

Los estudiantes aprenden "un alto nivel de ejercicio en la práctica del derecho penal, que posiblemente verán en el futuro en una jurisdicción nacional", expresó.

Es valiosa también la oportunidad de trabajar con un personal profesional diverso. El ambiente multicultural, dijo Groome permite que haya "diálogos agitados respecto a materias que los estadounidenses simplemente darían por sentadas, como por ejemplo el derecho a tener un abogado".

A pesar de las diferencias culturales, "todos reconocen el principio subyacente del valor humano que tiene que ser protegido", indicó Groome. "Sin embargo hay desacuerdos muy tajantes respecto a cuál es la mejor forma de protegerlo, y ello lleva a unas discusiones muy interesantes".

COMBINAR TRADICIONES JURÍDICAS PARA APLICAR LOS DERECHOS HUMANOS

Según Groome, el mundo se está moviendo hacia un orden judicial más uniforme.

Groome predijo que "la dicotomía más grande será la división entre los países de tradición de derecho romano y los del sistema de derecho consuetudinario, pero lo que tenemos ahora, tras 15 años de hacer esto, es un sistema híbrido, y creo que la mayoría de la gente estaría de acuerdo, en que han surgido las mejores cualidades de ambos sistemas".

El término "derecho romano" se refiere a los cuerpos de derecho desarrollados en el tal sistema jurídico, del que surgió la tradición civilista del derecho. "El derecho consuetudinario" es un cuerpo jurídico basado en costumbres y principios y representado en las decisiones de los tribunales.

Groome añadió que "los abusos a los derechos humanos a gran escala cada vez son más difíciles de perpetrarse sin esperar, de forma realista, que se tenga que rendir cuenta de los mismos".

"Creo que es una época muy interesante en el mundo, creo que es una época muy interesante para los jóvenes abogados", dijo. "Cuando salí de la facultad no había estas oportunidades, ahora hay muchas oportunidades para jóvenes abogados de participar plenamente en estos asuntos tan importantes que creo determinarán en gran parte el devenir de nuestra historia".

Fuente: usinfo.state.gov

Texto: Jane Morse