Skip to content
Abogados Venezuela, Noticias legales Editado por Raymond Orta Martinez

Los Gobiernos estatales de los Estados Unidos de Norteamerica

septiembre 12, 2008

usinfo.state.gov

Los Gobiernos estatales de los Estados Unidos de Norteamèrica

(El siguiente artículo pertenece a la publicación del Departamento de Estado, Cómo se gobierna Estados Unidos)

En virtud de que aplica un sistema federal de gobierno, Estados Unidos tiene varios estratos gubernamentales que van desde el gobierno federal en el nivel nacional hasta los gobiernos estatales y locales. Dos de esos estratos, el nacional y el estatal, están definidos en la Constitución del país.

La Constitución de Estados Unidos confiere al Congreso la autoridad necesaria para admitir nuevos estados a la Unión. Desde que la Constitución fue ratificada por los 13 estados originales, el país ha crecido hasta abarcar 50 estados que varían mucho en población y dimensiones geográficas. Además de los 50 estados, hay un distrito federal -el Distrito de Columbia- que es la capital de la nación y no forma parte de estado alguno. El Distrito de Columbia está regido por el gobierno de la ciudad, bajo el control presupuestario y la supervisión administrativa del Congreso de la Unión.

Los gobiernos estatales no son unidades subordinadas del gobierno federal; cada estado es soberano y no es subalterno del gobierno federal en sentido constitucional alguno. No obstante, la Constitución de Estados Unidos y la ley federal reemplazan a las constituciones y las leyes estatales en los puntos donde hay discrepancias.

ESTRUCTURA DE LOS GOBIERNOS ESTATALES

La Constitución de Estados Unidos garantiza a todos los estados una forma republicana de gobierno, es decir, un gobierno encabezado por representantes del pueblo que éste mismo elige. En general, los gobiernos estatales son un reflejo del gobierno federal: en cada estado hay un jefe elegido de la rama ejecutiva (el gobernador), un poder judicial independiente y una rama legislativa elegida por el pueblo.

Poder ejecutivo

La rama ejecutiva de cada estado tiene a su cargo la administración de las operaciones diarias del gobierno, la provisión de servicios y el cumplimiento de la ley. Está encabezada por un gobernador, elegido por sufragio en todo el estado y su periodo de servicio es de dos o cuatro años, según cada estado. Otros altos funcionarios ejecutivos que pueden ser elegidos y no designados son el vicegobernador, el secretario de Estado, el fiscal general, el contralor y los miembros de diversas juntas y comisiones. Los puestos que no se llenan por elección popular suelen ser ocupados por personas que el gobernador designa.

Poder legislativo

Todos los estados tienen una legislatura elegida por el pueblo e integrada por dos cámaras, salvo Nebraska cuya legislatura tiene una sola cámara. Los legisladores son elegidos de distritos de un solo miembro y su periodo típico de servicio es de dos o cuatro años. Los nombres de las cámaras varían según el estado. En la mayoría de éstos, la cámara alta recibe el nombre de senado, mientras que a la cámara baja se la puede llamar cámara de representantes, cámara de delegados o asamblea del estado.

Algunos de los deberes principales de la legislatura son la promulgación de nuevas leyes, la aprobación del presupuesto estatal, la confirmación de designaciones para las ramas ejecutiva o judicial, y la supervisión de las operaciones del poder ejecutivo. En muchos estados pequeños, los legisladores trabajan tiempo parcial y sólo reciben una remuneración nominal. Tal vez se reúnan sólo unas cuantas semanas o meses del año antes de reincorporarse a sus ocupaciones de tiempo completo. En los estados grandes, los legisladores prestan servicio todo el año y reciben la remuneración y las prestaciones de un empleo de tiempo completo.

Poder judicial

Los sistemas de tribunales estatales tienen jurisdicción sobre asuntos que los tribunales federales no atienden; tal es el caso de la mayoría de los juicios civiles entre partes del mismo estado; los juicios penales en que los cargos son competencia de leyes estatales o locales; el derecho familiar y los problemas relacionados con la constitución del estado.

El más alto tribunal de cada estado es la corte suprema o tribunal de apelaciones estatal. Los jueces suelen ser elegidos para periodos largos, pero su servicio no es vitalicio. De ordinario, ese tribunal más alto sólo tiene jurisdicción sobre apelaciones -revisa las decisiones de tribunales menores- y, a su vez, sus veredictos pueden ser motivo de apelación en la Corte Suprema de la Nación. La estructura de los tribunales estatales menores varía mucho de un estado a otro. Algunos estados tienen juzgados por separado para asuntos civiles y penales, y todos los estados cuentan con algún tipo de tribunal local, de carácter municipal o de condado, que se hace cargo de juzgar los delitos menores y las reclamaciones de poca monta.

PODERES Y RESPONSABILIDADES DE LOS GOBIERNOS ESTATALES

Como entidades soberanas en el marco del sistema federal de Estados Unidos, cada estado tiene su propia constitución, sus funcionarios elegidos y su organización de gobierno. Los estados tienen facultades para elaborar y hacer cumplir sus leyes, aplicar impuestos y conducir sus asuntos con un amplio margen de libertad con respecto a la intervención del gobierno federal o de otros estados.

Los gobiernos estatales tienen bajo su responsabilidad primordial la provisión de muchos servicios importantes que afectan la vida diaria de los residentes. Algunos de esos aspectos son:

· Establecer normas de educación y métodos para la financiación de la educación pública;

· Construir y mantener redes de transporte;

· Establecer escuelas superiores y universidades patrocinadas por el estado;

· Expedir licencias y regular las empresas y las profesiones;

· Crear y supervisar tribunales no federales y el sistema de justicia penal;

· Proveer para la seguridad del público en general;

· Emitir licencias de matrimonio y para la conducción de vehículos;

· Expedir y registrar certificados de nacimiento y defunción;

· Administrar programas de salud, vivienda y nutrición financiados con fondos públicos para residentes de bajos ingresos e incapacitados;

· Administrar los parques estatales y otras tierras destinadas a la recreación y la conservación ambiental;

· Administrar y certificar elecciones, incluso las de funcionarios federales;

· Ejercer el comando de la Guardia Nacional del estado, a menos que ésta sea llamada a servicio nacional.

En muchos estados, algunas de esas responsabilidades son delegadas a gobiernos locales o se comparten con éstos. Por ejemplo, en la mayoría de los estados las licencias de matrimonio son expedidas por los gobiernos de las ciudades o condados.

El papel de las constituciones estatales

En contraste con la Constitución de Estados Unidos, que está escrita en términos amplios, las constituciones estatales pueden ser muy detalladas y específicas. Muchas constituciones estatales dedican páginas enteras a describir, por ejemplo, las reglas para la emisión de bonos o para definir la jurisdicción de los diversos tribunales estatales. ¿Por qué son tan detalladas las constituciones de los estados? Una razón es que son más fáciles de enmendar que la Constitución nacional. En la mayor parte de los estados, lo único que se requiere para hacerlo es la aprobación de la mayoría de los votantes en una elección que abarque toda la entidad.

Otra razón es que los estados, a diferencia del gobierno federal, tienen un amplio margen de libertad para ejercer cualquier facultad que no les esté prohibida. A fin de restringir en forma eficaz los poderes del gobierno estatal, las restricciones se deben explicar de manera expresa en la constitución del estado.

Por último, las constituciones de la mayoría de los estados exigen a éstos que tengan un presupuesto equilibrado. En ellas mismas se deben especificar las excepciones a esto, como la solicitud de préstamos para financiar el transporte u otros proyectos de construcción.

fuente: http://usinfo.state.gov/esp/