Skip to content

Reforma parcial del Código de Procedimiento Civil puede ser en el 2005

diciembre 3, 2004

tsj.gov.ve
Solange Marín M.
Resumen

El Tribunal Supremo de Justicia dio inicio a reuniones informativas sobre la reforma del Código de Procedimiento Civil, con la participación de los Jueces Superiores del Área Metropolitana de Caracas, Miranda y Vargas así como algunos representantes de la universidades y abogados del Supremo.


Se trata de adaptar este instrumento legal a los principios que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela consagra en esta materia, a objeto de superar las deficiencias conceptuales y procedimentales del Código vigente desde 1986.

Agregó Martínez Hernández que «la reforma del Código de Procedimiento Civil es un tema a largo plazo, mientras que en la instrumentación del juicio de la oralidad es a más corto plazo pero pasa porque precisamente hagamos estas reuniones para determinar qué es lo que vamos a hacer».

El Juez Superior en lo Civil, Mercantil, Tránsito y de Protección del Niño y del Adolescente, Víctor González; señaló que la iniciativa del TSJ es ‘fantástica’ porque el procedimiento civil «necesita urgentemente, no desde la Constitución de 1999, sino desde antes, muchos cambios.

Explicó Ifill que a su juicio la reforma de 1986 que entró en vigencia en 1987, sigue siendo el mismo código de 1916 con algunas pequeñas modificaciones que están muy alejadas de la necesidad del país y de los adelantos de la tecnología «efectivamente necesitamos y podemos adelantar una reforma para hacer el proceso civil más expedito y no veo ninguna justificación para que haya procesos donde la citación es para el 20° día, otros para el 2°, 8° ó 10° días, y esa multiplicidad de procedimientos no la justifico aunque en algunas cosas incidentales tengan su particularidad», dijo.

Finalmente señaló que el llamado a los Jueces a colaborar y a consultarles su opinión le «parece fabuloso y además que se lleve a cabo el proyecto que nos mostró el Dr. Martínez Hernández de consultar a otros entes del país, a la Academia, a los otros jueces de primera instancia, municipio y universidades es muy importante para que el proyecto no sea una imposición sino producto del consenso».

LEA LA NOTICIA COMPLETA